La Sangre De Cristo
 
La Sangre De Cristo
La Sangre De Cristo
 
Por: David Rodriguez
Imagen
 
La sangre que el Señor derramó en la cruz del calvario, hizo posible que el ser humano en general se beneficiara de grandes bendiciones, que sería las siguientes:
1. La sangre de Cristo hace la PAZ con Dios. En Colosenses 1:20 dice: “Y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como los que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.” Es imposible encontrar la paz en los placeres que el mundo ofrece; el mundo brinda únicamente hipocresía y maldad, desdicha en los corazones y vida sin esperanza. Solamente la sangre que Cristo derramó en la cruz hace que hoy obtengamos la verdadera paz en nuestro corazón, pero sobre todo la paz con Dios.
2. La sangre de Cristo nos LAVA de nuestros pecados. En Apocalipsis 1:5 dice: “Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre” El pecado es una mancha permanente en el corazón. Así como al tener sus manos sucias y mandarle a que sean lavadas para evitar la contaminación, de igual manera la sangre de Cristo limpia la suciedad del pecado en el corazón. La sangre de Cristo viene a ser el agente limpiador, (el jabón).
3. La sangre de Cristo NOS REDIME. En Colosenses 1:14 dice: “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados”. El pecado es una pared que impide la comunión con Dios con el individuo. El pecado hace a la persona esclavo de él, siendo el mal su propio amo. La sangre de Cristo compra nuestro perdón y nos hace libres del pecado, es decir, de la esclavitud. “En obediencia a la verdad...dada mediante el espíritu” (1 Pedro 1:22). Uno obtiene la redención.
4. La sangre de Cristo nos SANTIFICA. En Hebreos 10:29 dice: “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?” La palabra “santo” significa “apartado del mal”. El pecado hace que el alma muera; pero la sangre de Cristo lo santifica, es decir, lo consagra para el servicio del maestro.
5. La sangre de Cristo PERDONA PECADOS. En Mateo 26:28 dice: “Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de pecados”. Todos tenemos pecados, “Si decimos que no tenemos pecados, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1:8). Solamente la sangre que el Señor derramó en la cruz hace posible que el pecado sea borrado. Dice el versículo 9 de 1 Juan 8: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”.
Al aprender los beneficios que obtenemos por la sangre de Cristo, nos damos cuenta que no existe ser humano en la tierra que puedan liberarnos del pecado y poder ser salvo; únicamente lo puede hacer posible la sangre de Cristo. Si usted amigo-a lector-a entiende esto, debería hoy mismo buscar la salvación de su alma; pero no en realizar obras meritorias, sacrificios físicos, o en buscar a los llamados “sacerdotes” para que se les confiese los pecados. Mas bien creer en Cristo, depositando su fe únicamente en él como en Hijo de Dios, arrepintiéndose de sus pecados y siendo bautizado en el nombre de Jesucristo para la remisión de los pecados. Haciendo esto usted es colocado por Cristo mismo en su iglesia (Hechos 2:41). Le invitamos a que tome ya mismo la decisión de beneficiarse de las bendiciones obtenidas por la sangre de Cristo.

 
jdr_mercedes@yahoo.com.ar